Las ventajas de celebrar tu boda en una finca son muchas. Quienes ya han apostado por esta opción lo volverían a hacer y las que aún están valorando si es lo que quieren, pueden prestar atención a las siguientes líneas, donde descubrirán por qué una boda puede convertirse en algo muy especial si se elige el lugar adecuado.
post2-resized-600
 

Profesionalidad y pragmatismo
Lo primero que hay que tener en cuenta es que las fincas para bodas se dedican a celebrar este tipo de eventos durante todo el año, ya que es su actividad principal. Dicho así puede parecer obvio, pero lo cierto es que esta afirmación conlleva una serie de ventajas como las siguientes:

  • Sus instalaciones cuentan con todo lo que necesitas.
  • No te hace falta acondicionar nada, ya que la infraestructura de que disponen facilita llevar a cabo cualquier idea que tengas.
  • Están preparadas para acoger a un gran número de invitados sin que la calidad del servicio ofrecido o la comodidad de los asistentes a tu boda disminuya ni un ápice.
  • Puedes disponer tanto de sus espacios interiores como de los exteriores.
  • Sabes que cuentas con un equipo de profesionales especializados en bodas a tu servicio.

Tranquilidad y adiós al estrés
En algunos casos la novia se plantea el celebrar boda en casa. Si este es tu caso, antes de tomar la decisión definitiva tienes que plantearte lo que conlleva organizar algo así en una vivienda particular.
Aunque la motivación principal suele ser la sentimental, ya que celebrar tu boda en la casa que durante años te vio crecer y de la que guardas tantos momentos especiales en la memoria puede dar un toque mágico y emotivo a la celebración. Si ésta es tu decisión tienes que sopesarlo bien, ya que el trabajo que supone la organización de una boda en tu propia casa llevará mucho tiempo y dedicación. Las flores, decoraciones, invitaciones, protocolo y el acondicionamiento de la casa para la comodidad de los invitados son sólo algunas de las cosas de las que tendrás que ocuparte.