Las novias años 20 planifican los detalles de su boda a ritmo de jazz. Su objetivo es la diversión, su propósito pasar un día inolvidable y, su sueño, que el sonido de las palabras «sí quiero» saliendo de sus labios marquen el inicio de una gran fiesta, al más puro estilo de las de Gatsby.
Para convertirte en una de esas preciosas y cinematográficas novias años 20 tienes que pensar a lo grande: música en directo, fuentes de champán, un dress code acorde con la época… Las reglas las pones tú y vas a conseguir que el día que te cases se convierta en la celebración más espectacular que tus amigos hayan vivido.
L'arteler wedding planner

Vestidos para novias años 20

Escoger vestido de novia es una tarea muy personal que lleva tiempo pero que te apasionará. Ya sabes que quieres que tu inspiración sean las novias años 20, por lo que tienes una buena parte de camino recorrido. Tu criterio delimita bastante las posibilidades entre las que elegir, por lo que sólo te falta tener en cuenta algunos puntos importantes:

  • No hay reglas: las novias años 20 tomaban sus propias decisiones, eran mujeres muy independientes y eso se aplica también a la elección del vestido con el que casarse. No te limites al color blanco, escoge el que más te guste; olvídate de supersticiones y usa perlas en pendientes o collares; decídete por un tocado llamativo en vez del tradicional velo o apuesta por una manicura nada convencional que acompañe al look elegido.
  • Mangas: ya se trate de manga francesa o de mangas con una longitud que apenas sobrepase la forma del hombro, cualquier modalidad será acertada. Evita los tirantes y, sobre todo, la ausencia de ellos. Las novias años 20 se alejan de lo evidente y prefieren lo sutil, el misterio y la seducción. Si quieres darles un toque más femenino, puedes optar por un modelo en el que el diseño de las mangas se complemente con unos volantes poco marcados.
  • Tejido: el tejido puede ser transparente o de encaje, liso o estampado, puede incluir pequeños bordados y contar con la presencia de plumas. También es buena idea hacer un guiño a la época y su música y añadirle unos flecos, la longitud queda a la elección de cada novia y su estatura. Otra opción es enriquecerlo con piedras o cristales. Recuerda que, si usas esta alternativa, tienes la posibilidad de elegir si te apetece que el resultado tienda más al blanco y transparente o si prefieres que se aproxime a tonalidades metálicas, para romper con lo tradicional.
  • Volumen nulo: esta tendencia evita los volúmenes, tanto en la parte superior del vestido, como en la inferior; y apuesta por tejidos fluidos y con caída, que se deslizan por la silueta de quien los lleva y acompañan sus movimientos.
  • Maquillaje y complementos: es preferible que el peso de los adornos lo lleve el vestido y que tú aparezcas lo más natural posible. Las novias años 20 son novias sin artificios, pero con muy buen gusto. Busca un vestido vintage de la época o pide que te diseñen uno a medida. No escatimes en detalles, hazlo tuyo, hazlo único y no tendrás que preocuparte de nada más. Puedes permitirte una licencia: si no quieres que el maquillaje sea 100% nude, rompe la uniformidad con labios en rojo, al más puro estilo del Hollywood de la época.
  • El toque: los cortes en uve favorecen las líneas de este tipo de vestidos. Puedes elegir un vestido que lo tenga delante o arriesgar y hacerte con uno de escote posterior, mucho menos habitual y, por tanto, con mayores probabilidades de sorprender.

novios boda

Novias años 20: el ambiente en el día de la boda

Las bodas de la época se caracterizaban por los contrastes. La elegancia, la sofisticación y la exclusividad en los detalles, se contraponían con el entorno, muchas veces campestre o rural. La música, la diversión de la celebración y el volumen de invitados convivían en armonía con el escenario, su polo opuesto, un ambiente tranquilo, relajante y bucólico. Para lograrlo necesitas:

  • Encontrar la finca para bodas idónea.
  • Tomarte tu tiempo en planificar todos los detalles de la decoración (es aconsejable apoyarse en el saber hacer de Wedding Planners expertos).
  • Contratar los servicios de una banda de jazz para que su música empiece a hacer que los pies de los invitados les pidan echarse a bailar ya desde el momento en que termina la ceremonia y comienza la celebración.
  • Asegurarte de que la recepción contará con una barra de Martinis.
  • Idear, con ayuda de los profesionales del catering, un menú acorde con tu vestido, el tema y la época; y decidir si prefieres hacer una boda sentados o si quieres que la celebración tenga lugar de pie, a modo de cóctel, para un resultado mucho más dinámico.
  • Pensar en detalles para regalar a los invitados que tengan que ver con esta era dorada, los años veinte.
  • Incluir, entre las piezas que sonarán en el baile de la boda, un Charleston (dedicado a las novias años 20 originales).