¿Mesa imperial o mesa redonda para una boda? Puede que te encuentres en esta tesitura, ya que elegir entre mesas redondas y mesas alargadas es una decisión con la que muchas parejas se pierden durante el proceso de planificación de su gran día.

En realidad, más que pensar en qué funciona mejor o peor, se trata de una cuestión de gustos. Las dos disposiciones para sentar a los invitados pueden dar un resultado excelente si la decoración acompaña, la conversación es agradable, se disfruta del ambiente y el menú de catering para una boda agrada a amigos y familiares.

Además, en esta cuestión no se debería generalizar. El diseño de la mesa perfecta para tu gran día dependerá de varios factores diferentes, como el tamaño de la boda, la capacidad del lugar y la visión de estilo que te identifique. No es lo mismo una boda grande que una íntima, ni una campestre que una urbana, la temática también influye bastante en esta elección de diseño, la clave de la atmósfera que puedes conseguir para el momento de degustación del menú.

Es importante sopesar los beneficios de ambas opciones antes de tomar una decisión final.

¿Mesa imperial o mesa redonda para una boda? Vamos a tratar de elegir la que protagonizará una de las etapas clave de tu gran día.

El ambiente deseado con mesa imperial o mesa redonda para una boda

Una de las primeras cosas en las que querrás pensar al decidir sobre el diseño de tu mesa de boda es el ambiente que tienes en mente para tu día: ¿qué atmósfera deseas crear para el momento de sentarte junto a tus amigos y familiares?

Al tratar de decidir entre mesa imperial o mesa redonda para una boda deberías tener en cuenta que:

  • Las mesas alargadas funcionan bien para crear un ambiente informal, íntimo y relajado que fomente las conversaciones distendidas. Se trata de una alternativa muy recomendable para quienes no desean una mesa “tradicional”. El ambiente que se consigue al optar por la mesa imperial puede tender más a lo rústico, retro y bohemio con tintes chic si sabes escoger la decoración adecuada.
  • Las mesas redondas, por su parte, son la opción perfecta si se desea crear un entorno clásico, elegante y atemporal. Los invitados pueden conversar fácilmente alrededor de la mesa, compartiendo anécdotas con quienes se sientas. Antes y después, en el momento del aperitivo y el de la barra libre, tendrán ocasión de mezclarse y comentar con el resto de invitados. Otra ventaja de las mesas redondas en términos de ambiente es que son más versátiles, y ello permite adaptarse al escenario elegido, por ejemplo, un jardín exterior, para un ambiente más bucólico; o una estancia interior, para una degustación del menú de boda más recogida.

Mesa imperial o mesa redonda para una boda según el número de invitados

El tamaño de tu boda puede ayudarte a tomar esta decisión. El número de invitados es otra consideración importante cuando se trata de escoger entre una y otra opción. Así, al optar entre mesa imperial o mesa redonda para una boda puedes tener en cuenta que:

  • Las mesas largas te facilitan acoger a más invitados en un espacio limitado. Gracias a esta opción aprovechas mejor el sitio disponible, sin perder la comodidad. Además, tampoco dan la sensación de aglomeración que podría producirse ante una infinidad de mesas redondas poblando un área de grandes dimensiones.
  • Las mesas redondas pueden servir para dar una sensación de mayor calidez en una boda con menos invitados. Si solo te rodearás de algunas decenas, quizás con un par de mesas imperiales tendrías suficiente y el resultado sería menos impactante que el de ver un espacio con una multitud de mesas redondas, decoradas con gusto y donde destacan sus centros de mesa y servicios.

Considera tu visión de estilo

Se trata de un aspecto importante. De hecho, cada novia tendría que plantearse el tipo de elementos de estilo que desea incorporar al momento de degustación del menú de su boda. Desde las flores a los detalles que personalicen cada mesa, existen diferentes beneficios asociados a cada tipo de mesa.

Al escoger entre mesa imperial o mesa redonda para una boda, deberías plantearte que:

  • Las mesas alargadas darán mejor resultado si tienes previsto situar instalaciones colgantes para la iluminación. Además, se trata de un tipo de mesa más fácil de diseñar, ya que queda menos área de superficie entre los servicios de los invitados, por lo que no requieren mucha decoración adicional para crear un resultado muy completo. El estilo imperial para las mesas es uno de los más vistosos en combinación con detalles como guirnaldas y caminos de mesa.
  • En las mesas redondas queda bastante más espacio para los centros de mesa y los detalles de estilo. Objetos decorativos, jarrones y velas se pueden combinar para lograr un resultado muy efectista. Sin duda, si la decoración de la mesa es una prioridad, las mesas redondas son la mejor opción.

No obstante, tal y como señalábamos al principio de este artículo, cada boda es única y eso significa que todo vale, porque quien tiene que quedar satisfecha con el resultado final eres tú. Otra posibilidad muy acertada para quienes no terminan de decidirse entre mesa imperial o mesa redonda para una boda es combinar ambas: perfecto para bodas grandes y para las más pequeñas, válido para todos los estilos y fácil de adaptar a cualquier ambiente.

Antes de tomar la decisión definitiva, no te olvides de ver fotos de bodas reales que te inspiren y ofrezcan una perspectiva complementaria a la idea que tienes en mente.