El baile y la música son dos elementos que no fallan a la hora de escoger ideas para una boda divertida.
Tu objetivo es que tus invitados no paren de bailar, lo pasen en grande y quieran que la diversión no termine en tu gran día. Les vas a hacer recordarlo durante mucho tiempo y pare eso necesitas una buena planificación y muy buenas ideas para una boda divertida.
 

Ideas para una boda divertida: un baile para recordar

Uno de los momentos más esperados de una boda es, sin duda, el baile. Todos los invitados están deseando que llegue el momento de moverse al ritmo de los temas que elijas y, por eso, tienes una gran responsabilidad.
La elección del DJ, si prefieres esta alternativa a un grupo que toque en directo, debe ser considerada con tiempo suficiente. La antelación es crucial para poder disfrutar de los servicios de los mejores… y recuerda que en las fechas clave puedes encontrarte con que su agenda está completa, por eso no debes dejarlo para el último momento.
Un DJ profesional y con experiencia tiene las mejores ideas para una boda divertida y evita fallos como:

  • Un repertorio demasiado monótono, que termina aburriendo a los invitados.
  • Una selección de canciones muy desigual y que nada tienen que ver entre sí, lo que dificulta la fluidez en la pista de baile.
  • Un tema que, simplemente, no gusta y consigue detener el ritmo de la noche.
  • Canciones que son buenas para escuchar, pero no para fomentar la diversión y alargar un día inolvidable, como sucede con muchas de Coldplay y de U2, a pesar de ser las favoritas de muchos.

Por eso, los DJ profesionales pueden transformar completamente una atmósfera, logrando poner a todo el mundo de pie al compás de los éxitos más recientes, como “Moves like Jagger”, de Maroon 5; y combinándolos con vuestras canciones favoritas y clásicos de rock and roll de los 60 y 70.
baile boda

Primer baile: lluvia de ideas para una boda divertida

Para ese primer baile, si no tienes muy claro qué piezas deberían sonar en tu gran día, puedes recurrir a alguna de las siguientes propuestas:
– Un vals: se aleja de cualquiera de las ideas para una boda divertida, porque es la opción más clásica, pero tiene la ventaja de que, si no sois unos expertos en el baile no se notará, ya que es muy sencillo aprender los pasos.

  • Un rock: clásico o contemporáneo, es la elección idónea para enlazar con la música que os transportará hasta la madrugada y conseguirá que todos vuestros amigos se lancen a bailar sin pensarlo dos veces.
  • Una balada: las hay preciosas, muy personales, conmovedoras, está también la vuestra… cualquiera es una idea acertada, aunque siempre hay que tener en cuenta que no es lo mismo escucharla que bailarla, y esto último puede resultar difícil así que, si es el caso, no te compliques y recurre a tu opción B.
  • Un montaje de dos canciones: entre las ideas divertidas para una boda hay muchas parejas que deciden sorprender a los invitados a mitad del primer baile. Éste comienza por cualquiera de las alternativas musicales anteriores pero, de repente, el tono cambia y los novios empiezan a moverse al ritmo de éxitos de la música disco, samba, swing o country. A veces se trata de una coreografía en solitario y otras, los amigos les acompañan, saltando a la pista para un baile en conjunto que consigue dejar al resto de invitados con la boca abierta.

Rocio&JoseLuis0670

Ideas para una boda divertida: los invitados, también protagonistas

Deja que tus amigos participen con sus ideas. Para una boda divertida, es una opción muy aplaudida el pedir a los invitados que, a la vez que confirman su participación en tu gran día, compartan dos o tres recomendaciones musicales que les gustaría bailar en tu boda. De esta forma, el repertorio del baile seguro que será del gusto de todos los asistentes.
Además, esta alternativa te da la posibilidad de confeccionar una lista de canciones para que suenen durante el momento de disfrutar del catering, escogiendo las más tranquilas de entre todas las propuestas.
Y, si quieres que la degustación del menú se convierta en una experiencia única, combínala con la música en directo. Un buen DJ o una banda de jazz son dos de las ideas para una boda divertida que no necesita esperar al baile para transmitir buenas vibraciones.
Créditos fotográficos: Click 10, Volvoreta bodas