Cosa de meigas: la boda con chispa de Sara y Javi

La boda con chispa de Sara y Javi combinó tradición y locura como nunca habíamos visto hasta ahora. Detalles emotivos y con raíces aparecían de forma natural y se reinventaban con genialidad y muchísima gracia.

Estos novios estaban predestinados y su día fue una gran fiesta con detalles que podría gustarte tener en cuenta para tu celebración. Hay mucho donde tomar nota y lo difícil es elegir con qué partes nos quedamos, por eso, resumiremos un poco de todo, que es la mejor manera de que te acerques a lo que fue vivir la experiencia.

Las claves de una boda con chispa y sus detalles

Una ceremonia al aire libre cerca de Madrid tiene casi nombre propio. Y es que las bodas en Aal Cachucho son de cuento. Con su pequeño estanque y todas las posibilidades que ofrece este lugar para la decoración, se crean rincones mágicos que enamoran.

Se trata de un enclave perfecto, tanto para bodas grandes, como para celebraciones más pequeñas y tiene todos los ingredientes para asegurar el disfrute de novios e invitados, tal y como sucedió en esta boda con chispa.

La novia disfrutó de cada momento de su gran día, empezando la diversión algo antes, a la hora de arreglarse para la ceremonia.

Tuvo ayuda de sus confidentes más cercanas, que querían acompañarla desde primera hora de la mañana.

Todo estaba preparado, cada elemento se había elegido cuidadosamente, como estos zapatos, de Calzados Franjul.

El vestido de Despierta Cenicienta, el ramo de Margarita Se Llama Mi Amor o los pendientes & pulsera de Coolook.

¿Qué te parece este tocado de Olivia y Cloe? Digno de una boda con chispa.

Javi y Sara se casaron en mayo. Una de las anécdotas del día es que estuvo diluviando hasta una hora antes de la ceremonia. Pero las nubes se fueron y, al final, pudieron disfrutar de un atardecer precioso.

El escenario era de cuento de hadas.

Y, al finalizar la ceremonia lluvia de lavanda.

Los saquitos eran una monada.

El buen tiempo les permitió hacer ceremonia y cóctel al aire libre, tal y como habían planeado.

La atención casi personalizada que se ofrecía a los invitados consiguió que amigos y familiares se sintieran muy cuidados en todo momento.

No faltó el cortador de jamón, un clásico a la hora del aperitivo de las bodas más aplaudidas.

Unas aguas aromatizadas, para refrescarse.

O una cervecita, para contrarrestar el calor, que ya se empezaba a notar.

Todos disfrutando de cada bocado. El bodegón o carrito de quesos, siempre triunfa. Hay opciones para todos los gustos y los panecitos artesanos son riquísimos.

Y, lo mejor, la buena compañía.

Todo en un entorno inmejorable, lleno de risas y detalles divertidos, como podría esperarse de una boda con chispa.

Donde todo estaba pensado, hasta para los más pequeños.

Diversión a saltos.

Y, así llegó la hora de degustar el menú de boda.

Sara y Javi tenían claro que había que celebrar esa fecha por todo lo alto. Construyeron parte del recuerdo de su gran día con una combinación de sabores exquisita, como los del bogavante con parpadelle trufado o el sorbete de strawberry y gin.

Llegaba el momento de nuevas sorpresas, de más experiencias para recordar y de seguir disfrutando. ¿Qué te parece la presentación de los postres? Los mantelitos individuales de césped son perfectos para una boda al aire libre.

Todas las señales apuntaban a que el día sería inolvidable.

Y así lo fue. Primero llegaron los detalles para los invitados… cargados de energía positiva, como no podía ser de otro modo con estos novios.

Y después la sorpresa que las primas de la novia le habían preparado.

Una queimada, recuerdo de sus raíces gallegas y un espectáculo precioso que el fotógrafo de boda supo .

La fiesta continuó hasta altas horas.

Entre copas, buena música con un DJ y tanto buen rollo, nadie quería dejar de bailar.

¿Te apetece conocer más historias de bodas reales?

 

2019-01-09T17:28:29+00:00
1
Hola ¿En qué podemos ayudarte?
Haz click en el icono de WhatsApp para iniciar la conversación...
Powered by