Cada vez más, las novias se esmeran en planificar hasta el último detalle del día de su boda, con ayuda de sus wedding planners. Quieren que el mejor día de su vida sea también una jornada inolvidable para los familiares y amigos que les acompañarán. Buscando ideas para una boda divertida se puede alcanzar el éxito o encontrarse con el fracaso más estrepitoso. En efecto, existen algunas propuestas que pueden no resultar oportunas o no ser del agrado de todo el mundo, por lo que es mejor ser precavido.

evaxfran-ohhhappyday-098

Ideas para una boda divertida que estás a tiempo de no utilizar

En general, las ideas para una boda divertida que no tienen ninguna gracia pueden prevenirse a tiempo. Por si acaso la técnica del sondeo no te está funcionando, o por si tus planes iban a ser el secreto mejor guardado hasta el día del sí quiero; ten la precaución de que no se parezcan a los siguientes:

  • Boda demasiado temática: aunque los dos seáis fans de Star Wars, puede que el día de la boda no sea el mejor momento para recrear una reunión anual de Jedis. El motivo central del día es otro muy distinto, las aficiones y gustos se deben reflejar en determinados momentos, en pequeños detalles y, sobre todo, en dosis moderadas. Todo el resto de inspiración deberá posponerse para la próxima fiesta que decidas celebrar.
  • Actividades obligatorias: tus invitados quieren asistir a tu boda, acompañarte en tu gran día y disfrutar de la jornada. Debes respetar que, aunque hayas planeado las mejores ideas para una boda divertida, igual no es lo que más les apetece en ese momento o lo que sus trajes de fiesta (y zapatos) les permiten. ¿Por qué no concentras todas esas carreras de sacos, castillos hinchables, barras de chupitos, tiro al arco y el resto de tus maquinaciones en una fiesta pre-boda?
  • Photocall tendencioso: la temática del photocall te puede arruinar literalmente la boda. Hay personas que no tienen tanto sentido del humor y hay temas que es mejor no tocar. Política, religión y toros, por poner un ejemplo, deberían descartarse para evitar tensiones.

photocall-fiesta-boda

También puede suceder que tus ideas para una boda divertida se las terminen atragantando a los invitados, como es el caso de:

  • Un menú excesivamente arriesgado: vale que os conocisteis en un Proyecto de Cooperación Internacional en Pernambuco, pero igual el resto de invitados no tiene el paladar hecho a tanto exotismo. No es buena idea.
  • Una boda 100% al aire libre: sí, en pleno campo. Parece muy buena idea pero, de verdad, hay que estar muy seguros de la meteorología. No querrás ver carreras de invitados huyendo por los campos sin haber probado bocado y sin cobijo a la vista.

Musicalmente hablando también se pueden tener ideas para una boda divertida que consigan el efecto diametralmente opuesto. Trata de evitar:

  • La música de la ceremonia que se apodera de ella.
  • La playlist que se escuchará durante la degustación del menú y que no deja disfrutar de la comida.
  • El DJ de la fiesta del instituto que insiste en los grandes éxitos de los 80 (de Macarena y Saturday Night en adelante).
  • La banda de rock a la que no has oído tocar, pero que te recomendaron unos amigos…

Nunca está de más añadir un toque de humor en tu boda pero debes evitar este tipo de ideas más extravagantes si quieres agradar a todos tus invitados y conseguir una boda perfecta.