María y Juan se conocieron a los 17 años, fueron una de las parejas que en 2020 decidieron aplazar su boda, y tuvieron que cambiar hasta 3 veces de fecha. Pero que ya este año querían cumplir su sueño, cuando vieron la Finca El Gasco, se enamoraron de ella, es un sitio MÁGICO. Raquel, de UniendOficiante, contó su historia en un preciosa ceremonia en las ruinas de la finca.

El Vestido es de Pronovias y el traje del novio (espectacular!😉) de Sastrería Foraster.

Los zapatos son de Bea Madrid Shoes.

Ramo es de Flores En El Columpio, una preciosidad, y María quería su abuela y su hermana tuvieran una copia, y un columpio con las flores preservadas del propio ramo de regalo a su madre, un detalle que no olvidarán.

Xenia Tió, que también trabajó en la boda de su hermana, se encargo del peinado y maquillaje.

Llevó pendientes de Apodemia y dos peinas Sol en el pelo de M de Paulet.

La finca El Gasco no podemos estar más felices de haberla elegido, no solo por lo especial del lugar, si no por Sofía y Rocío que fueron muy cercanas y siempre pendientes de todo. La boda fue de cuento. Nos decoraron las ruinas Un Patio con Flores, con un arco de flores en tonos amarillos y azules, al igual que los centros de mesa. Los árboles  estuvieron decorados con microluces y la fachada con lámparas de Rattán, de Luces De Cuento, que quedó impresionante.

Los fotógrafos son dos grandísimos profesionales, Iris y Óscar: Los Del Erizo. Captan todos los momentos con una naturalidad muy especial, nos encanta trabajar con ellos!!.

La comida les pareció deliciosa, el gazpacho con bogavante y el solomillo increíble. Y los invitados les dijeron que había estado todo perfecto. Todavía recuerdan lo rica que estuvo la tarta árabe. Nos encanta…porque llevamos años hacíendola y sigue siendo uno de los platos estrella.

La música estuvo a cargo de Dándote Ritmo y lo pasaron fenomenal.