¿Qué son esos palitos verdes con pinta dulce? ¿Qué tienen las esferas transparentes con antenas moradas? ¿De qué están hechas las rocas de la pared que ha destrozado Thor con su martillo? En el evento de cine nos lo pasamos como niños.

Solo de imaginarnos las posibilidades que ofrece una temática de superhéroes ya nos lanzamos de cabeza a la diversión. Lo mismo les ocurrió a todos los que tuvieron la suerte de recibir una invitación a uno de los encuentros más fascinantes para quienes sean fans del mundo del cine de aventuras.

El Capitán América, Hulk, Los Increíbles, Spiderman y hasta Mary Poppins estuvieron allí. Junto con ellos decenas de invitados que no pararon de hacerse fotos, probar bocados de todos los colores y alucinar con una puesta en escena de película. Antes de acabar el día, todos los que nos reunimos allí ya teníamos ganas de repetir.

¿Cómo preparamos el evento de cine?

Primero, lluvia de ideas. Hablamos de colores, de iconos, de sabores favoritos, de superpoderes… pero también de la audiencia, de los perfiles de quienes visitarían el evento, los objetivos a alcanzar con un día así de mágico y las posibilidades del lugar donde se celebraría.

Cada evento es diferente pero los puntos clave a partir de los que crear una atmósfera, los pilares básicos, siempre están ahí.

Nuestra meta es diseñar los bocados que mejor se adaptan a la temática y sorprender. Queremos transmitir a través del sentido del gusto, pero también del de la vista. Conquistar por el estómago, pero sin subestimar el poder de la conexión que se puede establecer con la mente.

Entre las ideas que más nos gustaron para llevar a la práctica estaban las siguientes:

  • Algo relacionado con el mundo del cine.
  • La inspiración americana.
  • Los superhéroes y su estética.
  • Los superpoderes de cada uno de estos personajes fantásticos.
  • La historia detrás de ellos

¿Cuál fue el resultado del evento de cine?

El evento de cine salió sobre ruedas y la puesta en escena superó expectativas. Se veía a la gente disfrutando, desde el primer momento. La curiosidad les llevaba a acercarse a los diferentes puestos para probar la comida del Capitán América o la de Hulk.

La mayoría de asistentes comenzaban visitando a su superhéroe favorito. No faltaban las fotos, ni las preguntas. Con la pinta tan apetecible de toda la propuesta gastronómica daban ganas de empezar y no parar.

El corner de Frozen era uno de los primeros que se veían al entrar.

Muy cerca, el stand de palomitas. ¡Qué bien huelen!

Hubo quienes pensaron que lo que se ofrecía cerca de la escultura de Thor eran también palomitas… pero no. Pese a parecer popcorn dulces, en realidad eran piedras de garrapiñadas de curry, una combinación exótica y muy rica, con ese puntito crujiente. Simulaba las rocas que caen de la pared cuando Thor golpea con su poderoso martillo.

¿Te atreverías a probarlas?

Otro clásico del cine americano son los smores. En España no tenemos tanta tradición, al menos no, a menos que estemos alrededor de un fuego de campamento. Pero, ¿quién no se acuerda de esas noches alrededor de la hoguera con varias nubes de azúcar calentándose en un palo justo antes de poner chocolate derretido por encima? En el evento de cine no podíamos alcanzar ese nivel de realismo, por motivos de seguridad, pero lo que hicimos fue adaptar la idea a las posibilidades de un recinto cerrado. El resultado: nubes blancas de azúcar para sumergir en una fondue de chocolate… Quién se resiste a una combinación así…

Una de las propuestas más fotografiadas fue el gazpacho. No se elaboró siguiendo la receta tradicional, sino que tenía un toque americano que le daban los jalapeños. Además, lo más llamativo era la presentación: se ofrecía en grandes jeringuillas de plástico, con una curiosa historia. Se trataba de un modelo igual al que usó el padre de Hulk para darle sus poderes.

Las mini hamburguesas de colores vibrantes son uno de nuestros clásicos en El Laurel. Para este catering de cine, pensamos en personalizarlas con el inconfundible logo del escudo del Capitán América. ¿Te podrías comer solo una? ¿Con qué color quieres empezar?

Los amantes del cine clásico también podían probar bocados inspirados en sus películas favoritas. ¿Cuántas veces has visto Mary Poppins? Pensando en su estética y su personalidad, creamos estos macarons de aceituna y anchoa.

También había muchas otras tapas curiosas. Como las bandejitas de patata cocida para que cada uno crease su propia ensalada con jamón ahumado.

Las mini ensaladitas individuales de cabeza de robot, con sus antenas de color morado incluidas.

Rocas crocantes y mini yogurcitos con muesli y sirope.

Y, para beber, ¿quién se atreve con estos chupitos con humo de hielo seco?

También ofrecimos muchos zumos variados, de todos los colores.

Como también colorido era el escenario donde se celebró este evento de cine. Con cintas de todos los tonos más alegres colgando del techo y pequeñas guirnaldas de lucecitas.

El día fue redondo y la emoción se notaba en todos los presentes. Todo el personal de nuestro equipo disfrutó a lo grande de la puesta en escena y el público asistente del despliegue de medios, la propuesta gastronómica y el agradable ambiente que se vivió.

Así debe ser siempre un evento de cine, con final feliz asegurado.