3 razones a favor y 3 en contra de la mantelería bordada para un evento

La naturaleza humana no nos programa para querer ser exactamente como los demás. Todos buscamos esa individualidad que nos hace distintos y especiales. Tu evento reflejará tu esencia, y la de tu negocio, por eso te apetece personalizarlo con una mantelería bordada… o quizás no.

 

mesa alargada laurel catering

Algunos quieren que el momento del catering sea el central, para sentarse con sus invitados alrededor de una mesa realmente elegante con detalles visibles ya desde la distancia. Otros prefieren que sea un accesorio más de la experiencia que han planeado, donde todo está medido al milímetro y no queda lugar para una mantelería bordada.

Te presentamos las mejores razones a favor y en contra de esta opción.

 

Mantelería bordada, ¿sí o no?

Quienes están a favor de la mantelería bordada la eligen por:

  • Quieren diferenciarse del resto, les apetece personalizar su evento y, la mejor forma de hacerlo es cuidando todos los detalles que rodean al catering.
  • Tienen como objetivo el conseguir que cada participante en su evento se sienta especial. Nada puede recordar a otro encuentro empresarial, a otra fiesta navideña de la compañía o a un congreso celebrado anteriormente.
  • Buscan ofrecer una imagen de calidez, que empieza vistiendo las mesas con una mantelería bordada exquisita, con motivos y colores acordes con el resto de la decoración del lugar donde se celebrará el encuentro.

Los que no usarían una mantelería bordada para su evento lo hacen por:

  • Quieren ofrecer una imagen corporativa estandarizada, donde todo esté medido y se evalúe la introducción de cada nuevo elemento.
  • Les interesa ofrecer una imagen dinámica, y por eso tienden a escoger opciones más minimalistas donde no cabe la incorporación de una mantelería bordada para el momento de degustación de los menús de catering.
  • Es posible que hayan escogido que en vez de un menú se sirvan aperitivos de pie, para una celebración tipo cóctel, por lo que no habrá mesas ni, por tanto, mantelerías, sino sólo camareros y doncellas que pasarán con sus bandejas entre los asistentes al evento.

Y tú, ¿qué quieres para tu evento? ¿Usarás una mantelería bordada para degustar el menú sentados o te decantarás por una alternativa más ágil como un cóctel de pie?

 

2018-02-25T23:43:27+00:00